INICIO Egoblogger Ir a la peluquería: el horror

Ir a la peluquería: el horror

escrito por Jessica V. 20 noviembre, 2014

25octubre14 (10)

Algún día saldré de la peluquería contenta, o por lo menos sin llorar, pero hoy no es ese día. Bueno, «hoy», el 23 de octubre para ser más exactos. Qué día tan negro…

Junto con el cambio de look del blog, (que no debería decirlo yo, pero qué bien me ha quedado) ha habido otro cambio: mi corte de pelo. Si no vivisteis el drama conmigo por redes sociales os lo voy a contar, porque de algo tendremos que hablar ¿no? (Y sí, ya sé que estoy más gordita. Lo del gimnasio no está funcionando as expected, un poco como mi vida en general). TOTAL, que llegué yo aquel aciago día de octubre y decidí que la mejor de las ideas era cortarme el pelazo que tenía (que lo tenía). Porque, no sé, el típico día en que te da un derrame cerebral, vaya. Es lo que os contaba, que no medito bien las decisiones y en cuanto las tomo tengo que llevarlas a cabo. Diría que al final esto me va a dar un disgusto, pero mayor disgusto que el que me llevé cuando me miré en el espejo de la peluquería NO LO HAY:

Entro en la pelu y Vivi (que así se llamaba la peluquera) me pregunta qué es lo que quiero. Os voy a decir lo que dije textualmente, a ver si es que yo me expresé mal o qué:

—No me cortes más de cuatro dedos, que me gusta mucho el pelo así, largo. Y en cuanto al color, me gustaría bajar un tono o algo así hacia la mitad del pelo. En plan por debajo de las orejas. Tipo californianas pero sin llegar a rubio, ni muy arriba, solo para darle un poco de, no sé, brillo.

Yo creo que tan difícil no se lo puse ¿no? Vamos, que no es como cuando todos creísteis que me presentaba a MYHYV, esto estaba muy claro from the very beginning. Pero vaya, al final esto es lo que entendió ella:

—Córtame el pelo desde el nacimiento de los rizos, que me encantaría parecer una niña de 12 años otra vez. Porque una nunca se cansa de parecer una preadolescente ¿verdad?

Cuando Vivi terminó de cortar y secar tenía el pelo 15 cm más corto y RUBIO a la altura de las cejas. Pero rubio-rubio, rubio Taylor Swift, no sé cómo deciros. Y madre mía, qué disgusto… Yo creo que no me eché a llorar de la mala hostia leche que me entró, de verdad. Porque no sé si me habéis visto de rubia cuando las californianas, pero MADREDEDIOS.

El caso es que supongo que me estoy haciendo mayor, porque le dije que no me gustaba y que me lo arreglara. ¿Vosotras le habéis dicho eso alguna vez a una peluquera? Ya me iba mirando con cara de «No le va a gustar… No le está gustando…» Y efectivamente, no me gustó, así que vuelta al tinte. Otra hora allí. Vaya coñazo. Y encima luego se te queda rollo estropajo cuando te lo lavas. No sabéis la de mascarilla que tuve que utilizar las primeras semanas para no ir por ahí con pelos de loca.

Y os voy a decir lo peorcísimo de todo, ahora no me llega el pelo para el moñito de montar en moto ni se me queda pelazo en ningún momento. Como podéis observar, estoy optando por la táctica de ponerme escotazo para distraer la atención, aunque ahora que ha llegado el frescoño se me está complicando el asunto.

25octubre14 (8)

12 COMENTARIOS
0

12 COMENTARIOS

Yudani Pousada 20 noviembre, 2014 - 09:03

jaja, yo no te veo mal. Te queda bien así.
Por surte mi peluquera es de las que entienden el concepto de: «sólo las puntas», y siempre salgo de allí contenta.

me-andmybag

Reply
Jessica V. 20 noviembre, 2014 - 14:35

¿Y quién es ella? ¡Jajja! A ver si para la próxima no se me olvida que no tengo que cortarme el pelo nunca jamás ;P

Reply
Rocío 20 noviembre, 2014 - 09:40

Pero que no te queda tan mal, xagerá!!

Si quieres te cuento la vez que fuí a la pelu a que me peinaran para la boda de mi mejor a miga, les pedí un peinado 50’s, rollo ondas al agua y acabé con la cabeza llena de tirabuzones…Con decirte que acabé yendo a la boda con una coleta, te lo digo todo!! jajaja!

Todo tiene arreglo en esta vida, no vuelvas a esa pelu y listo!!

Reply
Jessica V. 20 noviembre, 2014 - 14:36

Seguro que tampoco fue para tanto ¡jajja! Yo recuerdo haber ido a la peluquería a que me hicieran tirabuzones para la comu de mi hermana y para cuando llegó la ceremonia solo me quedaba uno. Lamentable.

Reply
nati 20 noviembre, 2014 - 12:46

Pero después de los dolores y sufrimientos no te ha quedado mal tía!!!
Soy yo y me.hubiese puesto a llorar en serio (y a acordarme de los antepasados de la señora Vivi también)
pero vamos que después de arreglartelo estás muy guapa!!!
besitos

Reply
Jessica V. 20 noviembre, 2014 - 14:37

Ahora estoy en la fase esa de: para lo que me he cortado, ya me lo podía haber dejado cortito-cortito rollo Taylor Swift y así por lo menos parece que me he atrevido y he sido valiente y no que se les ha ido la mano ¡jajja!

Reply
Emma 20 noviembre, 2014 - 15:35

Desde luego que muchas veces hacen lo que quieren en la peluquería y te dan ganas de matarlos porque se creen que te dejan monísima y tu estas horrorizada, menos mal que hay algunas cosas que tienen arreglo.
Besotes!!

Reply
Vicky MB 20 noviembre, 2014 - 22:50

Ay las historias para no dormir de peluquería! Anécdotas mil, pero ahora mismo recuerdo una de cuando fui a peinarme para mi orla, pasó a la historia como «el peinado de Ana Rosa Quintana».
Besos :)

Reply
MENCOUTURE 21 noviembre, 2014 - 21:35

El pelazo!!!!!! snif snif :'(

Reply
Neysha 22 noviembre, 2014 - 11:28

Hola guapa!

Una pregunta? La peluquera era daltónica o algo así ? Por qué una cosa es unas californianas bajando un tono tu cabello y otra Rubio a lo Taylor Swift! Vaya disgusto me imagino, el concepto de sólo las puntas es difícil de entender se ve…aún así estas muy mona! A mi me gusta como te queda ;)
Besitos!

http://neyshastyle.blogspot.com.es/2014/11/black-white-poncho.html

Reply
Arantxa 12 octubre, 2016 - 18:30

He rebuscado este post a raíz de un comentario en una foto antigua, porque yo ahora mismo me veo deseándole a la peluquera que se quede calvita, pedí unas balayage sobre un pelo sin un tinte y advirtiendo que quería seguir siendo morena, y me ha quemado TODO EL PELO de un tono naranjoso excepto las raíces. Para ella eso son unas balayage (que le enseñé fotos, no esperé a que imaginara lo que quería…). Ahora todo el día escondiendo el horror debajo de mascarilla de color Nutri Color de Revlon, un descubrimiento, hasta que las «mechas » lleguen a una altura decente para que otra peluquera las arregle :o Me quedo por aquí ;)

Reply
Jessica V. 13 octubre, 2016 - 21:39

¿Qué me dices, tía? ¡Agh! ¡Qué horror! Te entiendo TANTO… A mí hace poco me pasó algo parecido, quería algo parecido a lo tuyo, una mezcla entre un balayage y un degradado (en plan un tono o dos más claros que mi pelo porque no me apetecía nada el rubio este dorado que se acaba quedando) y adivina qué me hizo: tres mechas rubias doradas. Casi me suicido. Ahora llevo dos meses con los tintes estos en espuma de L’oreal me parece que son y en cuanto me crezca un poco más voy a ver si encuentro un sitio donde no la caguen estrepitosamente con el color. Crucemos los dedos.
Bienvenida al blog :) Espero que no se te haga muy larga la espera hasta que tengas el pelito decente otra vez.

Reply

Deja un comentario