INICIO La vida Feminista, ecologista, minimalista

Feminista, ecologista, minimalista

escrito por Jessica V. 15 enero, 2019

feminista ecologista minimalista

El otro día un compañero de trabajo me dijo una cosa muy bonita: «Mi hermana es como tú, que cuando cree en algo, va a por ello»; me pareció el mayor piropo de la historia. He de admitir que en cualquier otro momento de mi vida este comentario no se habría producido, pero hoy cumplo 27 años y la cosa ha cambiado.

feminista ecologista minimalista

Este año para mí ha sido un año de descubrimiento personal, he empezado a convertirme en la persona que quiero ser de mayor (#Madurez 💃💃💃). He redescubierto una serie de valores con los que no sabía me identificaba hasta ahora y que me han hecho crecer como persona. Y no solo porque me hayan enriquecido individualmente, sino porque siento que estoy aportando al mundo. Suena muy cursi, pero me estoy convirtiendo en el cambio que quiero ver en el mundo. (Breve pausa para vomitar arcoíris).

Los tres pilares fundamentales que están cimentando mi nuevo yo son el feminismo, el minimalismo y el ecologismo, (¿Ecofeminimalismo? Algo así), y los he ido descubriendo e interiorizando de distintas maneras:

FEMINISMO

Todos somos iguales, se nos olvida, pero esto es así.

Supongo que para muchas otras personas ha sido igual, pero mi despertar como feminista activa ha sido este año, que parece que ha sido el año en que la violencia machista se ha cebado más con nosotras. O quizá que ha sido cuando hemos decidido que ya era suficiente y hemos empezado a luchar y a manifestarnos por nuestros derechos.

Sincera y desgraciadamente, a veces creo que no conseguiremos nada hasta que nos rebajemos al nivel del heteropatriarcado (palabra que hay que empezar a aceptar como realidad y ante la que dejar de poner los ojos en blanco) y las mujeres empecemos a usar la violencia contra los hombres. Como las sufragistas para conseguir el derecho al voto, que, mal que nos pese a todas, en España se consiguió hace solo 85 años. Algunas de nuestras abuelas nacieron sin ese derecho. Otras veces pienso que el Cuento de la Criada está a la vuelta de la esquina.

Cómo me ha cambiado

Lo reconozco, como hija de una sociedad machista yo también lo era (¿lo soy algunas veces?) y me parece que como en la mayoría de comportamientos negativos, el primer paso es admitirlo y hacer un poco de introspección para ver dónde nos equivocamos y cómo solucionarlo. Ahora:

  • Si digo, hago o pienso algo machista, me corrijo. Hasta que lo interiorice por completo y ya no vuelva a hacerlo. Es un proceso de aprendizaje como otro cualquiera.
  • Si alguien tiene una actitud machista se lo hago notar y le explico por qué lo es. Está en su mano aceptar que está mal y cambiarlo o pasárselo por el forro, pero ahí no puedo ayudar más y discutir no suele funcionar. (Que por cierto, el machismo y el hembrismo están mal, y el feminismo está bien, porque el feminismo es igualdad, no son temas en los que se pueda tener una opinión que respetar. Opinar que alguien es inferior a otro alguien está mal. Por eso no me siento mal al señalar estas conductas en otras personas).
  • Intento apoyar el trabajo de otras mujeres.
  • Me sigo informando sobre ello todo lo que puedo.

Os recomiendo

MINIMALISMO

He de admitir otra cosa, todo empezó con esto. Con el minimalismo, con un documental en concreto. Diría que me abrió los ojos y dejó la puerta abierta para que todo lo demás entrase y empezase a cambiarme. Me convirtió en una esponja. De lo primero que se grabó, como una canción, es la frase Love people, use things. The opposite never works.

Cómo me ha cambiado

Entraré más en detalle en otro post eterno, pero por el momento:

  • No voy de compras. Voy a comprar. Así que voy menos porque solo voy cuando necesito o quiero algo en concreto.
  • De hecho, este año no voy a comprar casi nada.
  • Cuando voy a comprar algo me pregunto seriamente:
    «¿Realmente lo necesito?»
    «¿Tengo algo parecido/igual que sirva para lo mismo?»
    «¿Va a aportar valor a mi vida?» Esto es, «¿me va a hacer feliz más allá de la «alegría» inicial que da comprar una cosa?»
  • Compro cosas de mayor calidad, porque mi intención es que me dure mucho tiempo.
  • Arreglo las cosas que se me rompen antes de ir a comprarme otras para sustituirlas.
  • Prefiero regalar y que me regalen fungibles.

Os recomiendo

ECOLOGISMO

De esto ya os he hablado porque soy pesada like that, pero ciertamente es una parte muy importante de mi vida.

Cómo me ha cambiado

Ahora soy muy consciente de mi impacto sobre el planeta (el mío, el de la gente que conozco y el de la humanidad en general), así que trato de reducir mi huella de carbono lo máximo posible. En este post está más detallado, pero esto es lo que hago yo:

  • Uso bolsas y servilletas de tela.
  • Reciclo y separo los residuos que genero a un nivel casi enfermizo. (La ilusión que me hizo saber que nos ponían fracción de orgánico en el barrio es casi vergonzante).
  • He dado el coñazo en mi oficina hasta que han puesto dos papeleras precisamente para lo mismo.
  • Compro a granel todo lo que puedo.
  • Uso jabón en pastilla en lugar de en bote.
  • Uso el menor número de desechables de plástico posible.
  • En general uso la menor cantidad de plástico posible.
  • Ahorro agua (hasta tengo la mítica botella dentro de la cisterna).
  • Predico con el ejemplo: o sea, doy mucho el coñazo sobre el ecologismo en general porque es algo que me apasiona y sobre lo que no mucha gente está informada. Soy la Wikipedia de los ecologistas.

Os recomiendo

Venga esos 27 p’arriba 💃💃💃

Lo mismo te gusta esto también

Deja un comentario