Inicio Búsqueda
Resultados de búsqueda para

"label/El holandés"

Volando voy

Por Jessica V.

ASIÁTICOS Y BRAGAS DE METAL

Yo sé que llegará el día en que pase los controles del aeropuerto sin que me cacheen, pero hoy no es ese día. Ni hoy, ni cuando fui a Madrid y probablemente tampoco cuando vuele a Budapest, pero bueno. He decidido que la próxima vez que vuele lo voy a hacer con bragas de metal y por lo menos les doy una razón de peso ¿no?

Efectivamente voy escribiendo esto en el avión de vuelta a París (porque pienso en vosotros tout le temps) mientras la china sentada a mi lado no deja de darme codazos. ¡Qué tía más incómoda, POR DIOS! Y qué poco respeto por el espacio personal, porque se ha pasado todo el rato pegada al cristal. Que no me parecería tan mal si no fuera porque la que ocupa el asiento de la ventanilla SOY YO.

8 Comentarios
0 FacebookTwitterPinterestEmail

Pues eso digo yo. Desde que os conté que quería que fuese la madre de sus hijos no os he dicho nada más. Pobrecito, ni que se hubiera muerto.
La verdad es que lo de los críos no me asustó tanto como cabría esperar, de hecho el mes que pasé en España en Navidad lo pasé con él. (A ver, en su casa no, y no porque no me lo pidiera, pero viéndole mucho sí). Fuimos a cenar, al teatro… Estas cositas de hombres mayores cultivados. (Qué pretencioso suena pero qué cierto). En fin, que siempre ha sido agradable pasar el tiempo con él.
«Y ¿cómo acabó aquello?» os preguntaréis (angustiadísimos, lo sé). Pues me dejó en mi casa la última noche, me besó y me dijo que nos veríamos en París. EN PARÍS. No era la primera vez que me lo decía, de hecho unos días antes habíamos hablado de ello:

(…) ¿Has estado con algún chico mientras estabas allí?
Mmm… Con alguno…
Bueno, no importa, puedes estar con todos los que quieras pero cuando vaya a verte les dejas. Ese tiempo eres solo para mí. (Tócate los coj…).
Ah, muy considerado. ¿Es que vas a venir?
Si tú quieres, sí.

En ese momento la idea sonaba muy romántica como comprenderéis. Primavera, un hotelito en medio de París («Porque si voy, vienes a un hotel conmigo, no quiero que tengas que limpiar, ni cocinar, ni nada». Con lo mona que es mi Batcueva, pero qué detalle esto también) y un hombre que está dispuesto a recorrer 1200 kilómetros para verte.

GORRIONCILLO VS. EARLY BIRD

Y al final ¿qué? Bueno, pues la última vez que surgió el tema de que viniese a verme ¿adivináis con quién estaba saliendo yo? EXACTO. ¿Sabían algo el uno del otro? El holandés lo único que sabía de Kevin Bacon era que me gustaban los hombres mayores (ni una película suya había visto, ¿os lo podéis creer?) y Kevin del holandés NADA. Porque para una conversación mensual que tenemos (yo creo que se pone una alarmita en el móvil para escribirme) no le iba a contar cosas TAN personales ¿no? Siempre he pensado que nuestras conversaciones eran más del tipo «Hola, que no me he muerto».
Y ahora que estoy otra vez en Madrid, iremos a tomar una cerveza, a cenar, al teatro o a donde sea (todo no, que él no era el motivo de mi visita), nos reiremos un rato y ya. Porque con la tontería, petits, me he hecho amiga de Kevin Bacon.

13 Comentarios
0 FacebookTwitterPinterestEmail

Os cuento: hace un par de domingos me dio la pájara y dije «Pues podría ponerme a hacer CrossFit yo también ¿no?» También. Como si lo hiciera todo el mundo. JA. Bueno, evidentemente todo el mundo no, pero las chicas de Fitsters(ojo ahí, que conocen a Yon González) y el entrenador personal ese tan mono con el que estuve antes de venir a París, también. Suficiente gente conocida, vaya.

Total, que les pedí a Alba y Belén una tabla para principiantes y decidí que ya que lo hacía, también os lo contaba. Porque yo lo de guardarme mis opiniones no lo llevo bien. Y, bueno, así fueron los primeros días:

CrossFit para principiantes - rutina de ejercicios y opiniones parte 1

*Para empezar: ¿Tabata? Efectivamente, para hacer CrossFit necesitas un cambio de look. Vale, no, pero sí aprender unos cuantos conceptos. Tabata es un ritmo que se utiliza para algunos ejercicios: 20 segundos trabajando, 10, descansando, 8 veces.
Podéis utilizar este reloj tan útil (con el verde movéis el culo y durante el rojo descansáis, fácil).

27 Comentarios
3 FacebookTwitterPinterestEmail