INICIO La vida Mi casa en 2018: Proyectos

Mi casa en 2018: Proyectos

escrito por Jessica V. 16 enero, 2018

Hola, petites, ¿cómo estáis? No sé a vosotras, pero a mí el 2018 me ha dado unas ansias locas de cambiar cosas que esto no es ni medio normal. Es como el ansia viva que te consume una semana antes de la regla, que te tienes que comer TODO lo que hay en la nevera o si no te mueres, pero con cambiar cosas, vaya.
Lo primero ha sido mi pelito, que para cuando leáis esto, estará rosa maravilloso (o eso espero), que fue un poco bajarme del avión y meterme en la peluquería. Y luego en Ikea, del tirón. Que lo mismo que me está pasando con el pelo, me está pasando con mi casa. (Villa Cachitos, #ElPisoDeLaElegance, nuestro nidito de amor, la caja de zapatos en la que vivo). Que yo sé racionalmente que no se puede cambiar demasiado en lo referente a situación de los muebles, pero me pide el cuerpo que ponga el sofá en la terraza y la cama en la cocina, no sé si me explico. Que fluya la cosa.

ikea ypperlig monstera decor hat mirror

(Sí, esto es mi casa).

Como no sé adónde va a ir a parar esto, voy a dejar aquí una lista de los planes locos que tengo para este año (mes, fin de semana) y luego vamos viendo cómo se desarrolla la cosa. Así también os voy enseñando cómo está la casa un año después de mudarnos, que eso siempre es guay.

  1. Encontrar la manera de poner los altavoces prehistóricos, gigantescos y estupendos de Bor al lado de la tele (sin estar en taburetes del Ikea como ahora, que vale ya por Dios de Ikea, que no puedo más, señor).
  2. Organizar los cuatro CDs y doscientos cincuenta cuadernitos que tenemos de forma limpia, para que lo primero que se vea al entrar no sea un manojo de papeles.
  3. Comprar plantas. Más plantas. Todas las plantas. Si hay algo que me he querido traer de mi viaje a California es el hecho de que haya plantas por todas partes. Me parece que da mucha vida y muy buen rollo en una casa y quiero eso y ya está.
  4. Trasplantar la monstera, que es claramente la reina de la casa. Y dividirla en pequeñas monsteritas que invadan y jumanjicen el piso.
  5. Encontrar una combinación de cojines guay, que le den un rollo bohemio al salón y que quede bien con las cacas emoji.
  6. Colgar las guitarras de Bor. Porque una se echa un noviete músico y se lo echa con todas las consecuencias (a.k.a. 4 guitarras, un ukelele, un tocadiscos y lo que le eches).

Toda sugerencia es bienvenida. Mientras, me voy poniendo a ello. Un besito, petites.

Lo mismo te gusta esto también

Deja un comentario