INICIO Vídeos

Vídeos

    Algo bonito que tienen los emojis y estas cositas de no utilizar palabras para expresarse es que puedes crear tu propio vocabulario dentro de tu círculo de amigos y familiares. Te equivocas un día de tecla por lo que sea (porque tienes los dedos gordos como morcillas, como yo, por ejemplo) y en lugar de mandar una carita triste mandas el emoji de la caca y ya lo dejas así porque tampoco queda tan mal. O empiezas a mandar conejos a diestro y siniestro porque tu pareja te llama conejita y todavía no te has dado cuenta de que le tienes que dejar (pero tampoco te digo nada, que yo estuve con uno que me llamaba gorrioncillo y eso sí que tiene delito. Gorrioncillo, colega). Total, que el problema viene cuando no todo el mundo que conoces utiliza los mismos emojis que tú. Sobre todo con un emoji en particular. Este emoji: índice ESTE MALDITO EMOJI. Que no sé a cuento de qué tienen que tener los emojis manitas, ¡si son caras, por Dios! ¿A quién le salen las manos del cuello?

    25 julio, 2016 2 COMENTARIOS
    1 Facebook Twitter Google + Pinterest