Por norma general yo hay dos cosas de las que no hablo: política y religión. Pienso que son de ese tipo de cosas de las que cuando hablas, la gente solo quiere convencerte de que eres gilipollas tengas la opinión que tengas, porque, también por norma general, va a ser muy complicado que compartáis la misma opinión. Para que os hagáis una de idea de cuánto cumplía yo esta regla, no me he enterado de cuál era la ideología política de mi novio hasta este año (y vamos para 3 y nos conocemos desde hace 6, que se dice pronto).

Pero este año he hecho una excepción. Este año, por primera vez desde que voto (el tercer año que he podido hacerlo y la segunda vez que voy a hacerlo) he decidido hacerlo como creo que debería hacerlo todo el mundo: conociendo de qué va la vaina.

25 abril, 2019 0 COMENTARIO
4 Facebook Twitter Google + Pinterest

tres meses sin comprar

Zara ha decidido que este año es el año de las faldas midi (mi cosa más favorita del mundo) y ha sacado 238.549 modelos monísimos y estupendos todos. Año en el que vosotras igual no os acordáis, pero yo sí, he decidido no comprar nada.

Lo sé porque he hecho algo que no hago este año que no compro: meterme en la web de Zara. Craso error. Inocente de mí me metí porque vi una foto en una web de una chica con una falda muy bonita y oh sorpresa, oh dolor, oh campos de soledad, mustio collado era de Zara. Mi esperanza era que la falda fuera de otro año o estuviera agotada, o que, básicamente, esta temporada fuera una absoluta mierda pinchada en un palo. Pero no. Es bonita y la quiero, porque no he dejado de querer cosas.

8 abril, 2019 0 COMENTARIO
4 Facebook Twitter Google + Pinterest