Estoy haciendo esta cosa de los EHmojis con mi mood del día y me parece una idea brillante, pero creo que soy la única a la que se lo parece.

ideas brillantes y petarlo en internet

De un tiempo a esta parte estoy escuchando muchos podcasts sobre creadores de contenido. Distintos tipos de creadores comparten su visión de su trabajo, ya sea YouTube, radio, comedia, cine, fotografía o lo que sea, y la mayoría llegan más o menos a la misma conclusión: cuando te dedicas a hacer contenido tienes que encontrar el equilibrio entre lo que a ti te gusta crear y consumir, y lo que a tu audiencia le gusta. Yo, petites mías, no estoy de acuerdo.

27 julio, 2018 0 COMENTARIO
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

Petites, #ElCrossFitTía y yo nos estamos dando un tiempo. Pensaba que este día nunca iba a llegar, pero sí. Estas cosas pasan, no es culpa de nadie (bueno, del CrossFit, obvio, yo estaba tan ricamente y luego pasaron cosas de las que para nada me hago responsable). Total, que durante este break, me estoy dedicando a probar otros deportes, porque hay más peces en el mar y esas cosas que se dicen.

primera clase krav maga

El primero que he probado ha sido el Krav Maga (porque aparentemente ahora una tiene que poder partirse la cara con cinco tíos a la vez si fuera menester) y porque ya sabéis que yo medias tintas las justas. ¿Judo? Eso es para flojos, yo me meto en Krav Maga, que salga luego sabiendo dar hostias como panes.

24 mayo, 2018 4 COMENTARIOS
5 Facebook Twitter Google + Pinterest

como reducir huella ecologica

Pues resulta que además de feminista y minimalista, también soy ecologista. Nadie está más sorprendido que yo (por los dos últimos digo), podéis creerme, pero estos últimos meses estos tres temas han tenido un gran impacto en mí. Hoy os hablo solo de cómo estoy reduciendo mi huella ecológica, porque si no, podemos estar aquí un año entero.

LA CRUZADA DE LOS HUEVOS

Todo empezó porque Bor (a.k.a. #ElNovioDeLaElegance) y yo empezamos a comer huevos revueltos todas las mañanas (más datos sobre nuestra relación en otro post, que no es el tema de ahora). Esto significaba que a la semana consumíamos 4 docenas de huevos (huevo arriba 🥚, huevo abajo 🥚), con sus respectivos envases de plástico del supermercado. Os podéis imaginar la cantidad de basura que generábamos a la semana: mucha. Y además, de plástico, que es como lo peorcísimo del mundo.

En algún momento algo hizo clic dentro de nosotros y decidimos buscar una alternativa, que encontramos en una tienda que solo vende huevos (y por tanto la llamamos «La tienda de los huevos», como es lógico) y que lo hace EN CARTONES DE HUEVOS DE LOS DE TODA LA VIDA que puedes reutilizar (nosotros llevamos con los nuestros desde la primera vez, y ahí siguen, estupendos).

16 mayo, 2018 4 COMENTARIOS
4 Facebook Twitter Google + Pinterest