Curiosidades de Zurich: todos los suizos se llaman Manuel

curiosidades zurich curiosidades zurich

Por fin viene la parte divertida de mi viaje a Zurich, que no es que fuese un coñazo, tampoco nos vamos a poner dramáticos ahora, pero que contar estas cositas es más divertido que hablaros de lo que vi o dejé de ver. Que ya podéis leer lo publecito de cuento de hadas que es y esas cosas en otro sitio. Vamos con 18 curiosidades de Zurich que no se cuentan en las guías turísticas:

  1. Es muy caro. Pero caroooo, caro. No caro que tu dices «Vale, me lo imaginaba» no, más. Y lo dice alguien que ha estado viviendo en París, que es más bien carete. Esto es más. Mucho más. Que igual te cuesta la comida lo mismo que el billete de avión y ni lo has visto venir.
  2. Y ya que estamos en el tema comida, para que no os pille de sorpresa, no hay distinción entre el agua mineral embotellada y la del grifo. Te las cobran las dos igual te la pongan en jarrita o te la traigan en una botella. Debe ser que como están en los Alpes mismos, del grifo sale mineralísima. (Yo es que no distingo mucho de aguas, la verdad. O sea, si hay que elegir, prefiero del grifo, ¡viva el Canal de Isabel II! Pero entiendo que si vives en Murcia pues del grifo no, y tal). SIGUE LEYENDO

Zurich es la señorita Rottenmeier

30enero16-02febrero16 (86)2 30enero16-02febrero16 (85)30enero16-02febrero16 (59)

Un viaje más en el que no me acuerdo de que tengo que grabar o sacar fotografías, pero que las dos cosas no se puede. De verdad, petits, a ver si para el próximo me lo recordáis porque se me va a volver a olvidar y estamos en las mismas: teniendo que volver a Zurich porque de fotografías voy servida (bueno, un poco a medias) pero de vídeos no y me apetecía contaros cositas desde allí. Además, que no sabéis el coñazo de saca la cámara, guarda la cámara, saca la otra, «Ay, no, esto mejor en vídeo», «Espérate, que no le he dado», «¿Me has sacado con el tucán?», «¿Pero sale bien el tucán o no?» y «Nada, lo grabo también que luego se piensan que era de plástico». Por no mencionar el dolor de espalda de los 3 kilos de material vídeo-fotográfico Zurich arriba y Zurich abajo. Que una cosa os voy a decir, tendrán todos los tranvías que quieran, pero Zurich está, como Madrid, construido sobre colinas, y no hay chocolate en el mundo que remedie el palizote, así os lo digo. SIGUE LEYENDO

A solas en París

viajar sola paris viajar sola paris viajar sola paris

¿Cuántas fotos puedo tener de París? ¿Mil? ¿Dos mil? No me parecerían muchas si fuese así, o si hubiese sido así en algún momento, teniendo en cuenta la estrictísima criba que llevo a cabo cada vez que vacío la cámara en el portátil. De todas formas, cuando llegué allí en septiembre, con la réflex y la cámara de vídeo a cuestas, me pareció que ya lo había visto y fotografiado todo. Estaba como loca por grabar mil cosas, por inmortalizar mi primer viaje a solas de una manera diferente. Dos horas y media de vídeos después creo que me equivoqué. SIGUE LEYENDO