Huevocates, la revolución culinaria

Una de las razones de este “parón” (que no sé si lo habéis notado siquiera, pero yo os lo cuento) ha sido que durante unas semanas estuve escribiendo en el blog TODOS LOS DÍAS. «¡¡Eso es MENTIRA!!» No, que no lo haya publicado no significa que no lo haya estado haciendo, de hecho parte de eso que escribí sí que lo leísteis: todo acerca del Whole30. Día a día me sentaba frente al ordenador y hacía un repaso mental de cómo había sido el día, de cómo me sentía, qué había comido y qué no. Y QUÉ COÑAZO, PETITES. De verdad, acabé harta y necesitaba respirar un poco, así que estas semanas he estado dedicándome a otras cosas. Pero hasta aquí hemos llegado, voy a terminar esto aunque me lleve la vida en ello (tono superdramático). El martes de la semana que viene publicaré el post definitivo sobre el Whole30: los resultados. Sí, todo lo que he aprendido y esos kilos que he bajado y de dónde los he perdido y demás. Y ¿por qué no esta semana? Porque el jueves (el miércoles por la noche, para los más impacientes) tengo una sorpresa para vosotros. Bueno, de hecho me he sorprendido hasta yo. Si me seguís en redes sociales probablemente algunos ya lo sepáis, y para los que no, y no queráis poneros a buscar ahora entre mis tuits o en Facebook, solo tenéis que esperar al post del jueves.

huevocate aguacate huevo

Y ahora vamos al lío: Durante estas semanas de dieta infernal (va, que no, que no ha sido tan malo) me he convertido en la próxima ganadora de MasterChef (del de Gordon Ramsey, todas las demás versiones: MIERDA), así que quiero compartir con vosotros una de mis recetas preferidas: aguacates rellenos de huevo al horno. Que, como su propio nombre indica, consiste en llenar el agujero que deja el hueso en el aguacate con huevo. Que vosotros diréis «Ah, qué fácil. Para eso te ahorras el post». Inocentes… ¿Sabéis lo que cuesta encontrar un recipiente donde poner los aguacates para que no se desparrame todo el huevo antes de meterlo al horno? No, NO LO SABÉIS.

huevocates

(Esto es para 2 si vais a hacer tostadas con ellos, pero que sepáis que todo esto que preparé yo fue pa’ mí sola Y NO ME AVERGÜENZO). SIGUE LEYENDO

Cómo arreglar una mermelada ácida y hacer confitura de ciruelas

arreglar mermelada acida

Bizcochos, tutoriales para blogueras, consejos para salir bien en las fotografías y ahora mermelada, ¡soy una mujer del renacimiento!

Bueno, después de este arranque de humildad que me ha dado, voy a lo mío: efectivamente, sé hacer mermelada (lo digo con el orgullo de quien sabe desactivar bombas o hacer crochet). Que vosotros diréis «¿Para qué vas a hacer mermelada, Jessi, si comprarla es muy barata?» y yo os contesto: Es que soy muy fan de la película Baby Boom (o Baby, tú vales mucho), esa de Diane Keaton que hereda un bebé y se lía a hacer compota de manzana como si no hubiese un mañana. (También soy muy fan de Diane Keaton). Bueno, eso y que la mitad del árbol de ciruelas de mi vecino cae en mi jardín y hace un par de semanas lo mismo recogimos 4 kilos de ciruelas amarillas (así con la tontería). Y bueno, después de las berenjenas rellenas, a mí esto me parecía el siguiente paso lógico.

Busqué la receta en Internet y qué horror. No hay que fiarse de lo que te digan en Internet, sobre todo cuando de limones se trate. Me explico, la receta es la siguiente:

arreglar mermelada acida

SIGUE LEYENDO