Sobre mí

Jessica V - Elegance HunterDesde que empecé a escribir en el blog, mis lectores me han dicho cosas muy halagadoras (otras no tanto pero esas MEH), entre ellas algunas como «Eres la Carrie Bradshaw española» o «Eres mi telenovela preferida», (esto ha pasado), pero de todo lo que me han escrito o dicho en algún momento, mi frase favorita sigue siendo «Me río mucho con tu blog».

Me llamo Jessica y la principal diferencia entre Carrie y yo, aparte de unos cuantos años (yo tengo 24 y ella, 24 también, pero en cada pata), es que, para mi desgracia, todo lo que aparece aquí es real. Tampoco vivo en Nueva York, pero ¿para qué? Si hasta hace nada vivía en París que, excepto por los parisinos, es una maravilla. No estudié periodismo ni moda («¡Oh, Dios mío! ¿Cómo puedes ser bloguera entonces?»), estudié económicas y me especialicé en marketing. (Que suena bastante mejor que decir que hice A.D.E. ¿Veis como lo mío es el marketing?)

Soy cínica, sarcástica y muy directa. (A veces demasiado. Demasiado de todo). Mi vida amorosa está bastante nutrida de historias increíbles (de ahí que tenga material para llevar un blog), pero si alguien pregunta, no creo en el amor y el 100% de las veces que veo una parejita comiéndose los mocos pienso «Qué asco, coño».

Creé Elegance Hunter en 2010, como cualquier otra egobloguera. No le dedicaba demasiado tiempo, o quizá sí, pero poco productivo. No era lo mío. Entonces decidí que tenía mucho más que aportar a la blogosfera que un par de fotografías sobre mi ropa. (Afrontémoslo, no todas podemos deberíamos ser egobloggers y esto es así). Y al parecer algo de razón tenía. Cada vez que salía de fiesta o me cruzaba a alguien de mi universidad de París me paraban para decirme que les había encantado el último post, que qué había pasado al final con el chico aquel que ______ [inserte aquí el acontecimiento más reciente] y que por favor no lo dejase, que se reían mucho. Y les hice caso, y no lo dejo y probablemente me ría más yo contando mis historias que vosotros leyéndolas, así que hay Elegance Hunter para rato.

Un término con el que debéis estar familiarizados ahora que estáis aquí, es el de oversharing. Esto básicamente significa que no tengo límite a la hora de contar lo que me pasa. Entiendo el concepto de privacidad pero no lo comparto. Y aquí es donde entra en acción el Programa de Protección de Testigos, y es que si tengo que hablar de alguien utilizo nombres en clave (y en este aspecto cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, yo no tengo la culpa de lo común que sea o no tu nombre). Normalmente aprovecho mi don para buscarle parecidos a la gente con actores y además así cuando mi vida se lleve a la gran pantalla, ya tengo al reparto bien situado.

Por último os digo esto: Si hay algo más divertido que conocer la vida de alguien es opinar sobre ella con una amiga. Cotillear, vaya. Y lo sabéis. Así que quedáis oficialmente invitados a compartir mis anécdotas y el blog con vuestros amigos y conocidos. Y si os gusta podéis seguirme en Facebook, Twitter, Instagram o YouTube. (Y ya si veis que necesitáis hablar conmigo urgentemente o mandarme un regalo, escribidme un email, que soy muy simpática y contesto siempre, preguntad a quien queráis).