¿Y si dejo el CrossFit?

elegance-hunter-crossfitera-1elegance-hunter-crossfitera-2

Hoy he visto Love, Rosie otra vez, petits. Lo he hecho antes de ir a CrossFit porque no le tengo miedo a nada. Además, ¿quién no ha llegado al gimnasio llorando alguna vez? Está bien, puede que dos. Máximo-máximo tres, lo juro por Dios. Además que la cuarta fue que se me había metido algo en el ojo. Y la quinta empecé una vez allí y fue culpa de los arch rocks, (que os juro por mi vida que me dan una angustia que solo me quiero morir. Llorar era lo de menos en ese momento). Y que me pongo tan roja, pero tan roja que casi no se nota. Hago así un poco y parece que es sudor, o algo del esfuerzo. SIGUE LEYENDO

¿Queremos que vuelvan los 90?

Está Zara intentando fuerte la vuelta de las faldas vaqueras y tengo sentimientos encontrados.

Petites, tenemos que hablar de una cosa muy seriamente: ¿estamos intentando en serio hacer un comeback de las faldas vaqueras? En plan, ¿es un esfuerzo real? ¿No es algo fugaz, transitorio y momentáneo por parte de Selena Gómez? Porque, honestamente, yo creía que era solo eso, que la muchacha se había venido un poco arriba con lo del aire noventero (porque ESOS PELOS, Selena) y ya. Que nos quedábamos con aquella fotografía de manera anecdótica, PERO NOOO. Se ha filtrado a las tiendas ya. En plan muy fuerte. Que en Zara no hay una, ni dos, ni tres, sino cuatro modelos diferentes. (Y ni siquiera estoy hablando de la sección de Trafaluc, petites, ¡EN LA COLECCIÓN DE SEÑORA!) SIGUE LEYENDO