24 abril 2014

Cómo prepararse para una primera cita

como prepararse primera cita
como prepararse primera cita
17:00, un chico muy mono te ha invitado a salir esta noche. No le conoces mucho pero es que es muy mono, te han hablado bien de él y te ha dicho que si vais a tomar algo. Algo informal«Hay un sitio de tapas cerca de mi casa, ¿te apetece?» te dijo ayer, y le dijiste que sí. Hasta aquí todo normal.

«Las 17:49, he quedado a las 22:30, yo creo que ya es hora de que me vaya arreglando». Lo twitteas porque te ha hecho gracia por lo exagerado que es pero ya vas pensando el modelito que te vas a poner. Miras en Lookbook a ver si te inspiras. Resulta que no.Y empieza el circo:
Mamá, ¿qué me pongo?
Papá, ¿qué me pongo?
Chicas, ¿qué me pongo? (En todos los grupos de Whatsapp que pillas, importantísimo)
Cuando crees que es una hora decente para ir arreglándote (las 20:15, porque has quedado a las 22:30 y no es ni muy pronto, no vaya a ser que el pelo se te estropee; ni muy tarde, no vaya a ser que no te dé tiempo a maquillarte dos veces) te metes en la ducha a ver si se te ocurre algo que llevar.
¿Estreno la camisa de gasa negra?
Sales, te secas el pelo. Sacas los pantalones blancos ceñidos, dicha camiseta negra, te lo pruebas con todos los accesorios, mandas fotos por Whatsapp, se lo enseñas a tu padre (porque en mi casa es quien da el visto bueno, que es un hombre con mucho gusto y el único hombre, vaya) y te dice que bien.
Te lo quitas todo.
El vestido negro no, que es lo que llevaba cuando nos conocimos, el otro negro tampoco porque va a pensar que es el mismo. ¿Vaqueros? Demasiado informal, ¿qué me pongo si hay una segunda cita? 
Lo mismo el tío acaba siendo gilipollas, pero tú prevés un posible segundo y tercer conjunto POR SI ACASO, sin tener todavía el primero.
Madre mía, media hora en bragas frente al armario.
Segunda o tercera prueba de ropa de la tarde.
Como siempre, Jessi, ibas más guapa con lo primero que te has puesto. (Tu padre, que te dice SIEMPRE lo mismo, pero tú te pruebas 15 cosas más porque eres especial).
Vuelves al primer conjunto, coño-papá-tenías-razón-esto-mejor, te maquillas, te arreglas el pelo, preparas el bolso. Mensaje de tu cita:
¿Cómo vas?
Terminando de arreglarme. (Que puede ser más o menos cierto. En este caso es mentira, lo sabes tú, lo sabe tu padre y en algún momento lo sabrá él también).
Salgo ya de casa, te recojo en 15 minutos. 
Te da un ataque de pánico; te recompones. Te echas una tercera capa de rimmel (porque nunca es demasiada máscara de pestañas y esto es así). Sacas las llaves, coges el móvil, el bolso, te miras tres veces al espejo por todos lados, y sales de casa.

Y ahí está él, guapo-guapísimo, apoyado en el coche, con unos vaqueros, una camisa y un jersey; se acerca a darte dos besos y coño, ¡eres más alta que él! Drama, te has pasado con los tacones.
como prepararse primera cita
como prepararse primera cita
P.D.: No confirmaré ni desmentiré que esto lleva en borradores casi un año. 
P.P.D.: Ni que se trate de la primera cita que tuve con el abogado (a.k.a. Kevin Bacon).
P.P.P.D.: Que tengo cosas que contaros sobre él, por cierto.

23 abril 2014

Breakfast News

Chicos, tengo noticias frescas: he conocido a alg (todavía no, ojalá) al final me he decidido. Después del post de Cómo renovar el diseño de tu blog en 587 sencillos pasos he recibido un montón de propuestas y peticiones para que os ayude con el diseño de los vuestros así que challenge accepted, ahora también diseño blogs. (Ya no me voy a parecer a Carrie Bradshaw porque, aceptémoslo, no tiene ni idea de ordenadores, Internet ni de na', un drama).


Seguro que todos los que tenéis un blog habéis pasado por esto en algún momento: Entras, lo miras un rato, no sabes qué escribir, lo miras como con asco, cierras y a otra cosa. Piensas que te apetece escribir pero no sabes de qué, no te inspiras y además es que ya ni te gusta. Tu blog no eres tú, no te identificas. Es como las fotos esas de hace años: «Qué vergüenza, ¿esa soy yo? Ni de coña». Y lo vas dejando, lo vas dejando y ahí estáis: dos meses sin bloguear ni nada.
A mí me ha pasado, y he estado tres meses sin escribir y sin hacer nada. Y luego por lo que sea he vuelto y he empezado otra vez con las mismas dudas. Es cíclico. La última vez que me pasó fue hace 2 meses y no podía dejar esto aquí estando de Erasmus en París por Dios. Imaginaos que lo dejo y no os enteráis de lo del holandés, impensable ¡jajja! El caso es que de lo que me di cuenta la última vez es que lo que se necesita para tener ganas de escribir todos los días son dos cosas: un tema que te apasione y un diseño que haga que quieras meterte todos los días a verlo. Porque es tuyo y te sientes orgulloso de ello.

Y aquí es donde entro yo si lo necesitáis.

Porque no todo el mundo tiene el tiempo o los conocimientos de HTML para hacerlo. (Sinceramente, tener que buscar en Google y sus 20 resultado más inútiles es lo peor). Pero ya lo he hecho así que podemos aprovecharlo.

Podéis pedirme lo que queráis: un nuevo banner, botones sociales personalizados, una cita, una combinación de colores que sea vuestra... Lo que se os ocurra, vaya. Lo diseño para vosotros y os lo instalo. Tenéis toda la información en esta página (podéis acceder desde el menú superior también o desde la barra lateral del blog).

Y si tenéis cualquier otra duda, proposición o sugerencia, ya sabéis: escribidme. Un email, por Facebook, Twitter, un comentario...
diseño tu blog blogger
P.D.: Mañana ya vuelvo con las entradas normales y sin autobombo ni cosas, prometido. 

21 abril 2014

París es pequeño, superadlo de una vez

Veo que no os estáis creyendo que todo en París está al lado de mi casa. Me habéis pillado, TODO no, pero muchas cosas están muy cerca. Y es porque París es pequeño. Y esto es así, tenéis que empezar a interiorizarlo. (El primer paso es reconocerlo). Vale que no es pequeño en plan vuestro pueblo, pero no es una ciudad grande. Para que os hagáis una idea, la línea de metro que cruza la ciudad de Norte a Sur (de arriba abajo) tarda 45 minutos de la primera parada a la última, y la que cruza de Oeste a Este (de izquierda a derecha, que todo hay que explicarlo), 39 minutos. Que luego queráis poneros a hacer transbordos imposibles por no querer dar un paseíto ya es otro tema. Podríais pasaros horas en el tren. Y se os pondría el culo gordo y se notaría que no sois parisinos. Que nadie quiere ser parisino (porque son gilipollas, básicamente) pero todo el mundo quiere parecerlo (porque son gilipollas, sí, pero están delgados y tienen clase).

En fin, todo esto venía a que he hecho un mapita muy guay para que veáis lo pequeño que es París y la cantidad de cosas interesantes que hay en mi barrio. Porque ya que me quedan tres meses aquí, me los voy a pasar dándoos un poquito de envidia.

distancias en paris
La clave está en aceptar que no hay vida fuera de los límites de París (a parte de Disney, por supuesto) y que es una ciudad pequeña. (Ojo con discutírmelo que sé quién vive aquí y quién no).

Ahora, cosas que os he enseñado en el blog y dónde está cada una. Lo iré ampliando, prometido, y si lo veis útil hago una miniguía de la ciudad cuando termine el Erasmus (para paliar un poco la depresión de caballo que me va a dar cuando vuelva a Madrid, básicamente).
paris es pequeño
paris es pequeño
paris es pequeño

¿Hay algo que os gustaría ver y que todavía no haya enseñado? ¿Recomendaciones? ¿Quejas? Que yo voy a dónde me digáis ¿eh?
elegancehunter sarcasmo humor

20 abril 2014

Clavelitos

claveles paris

«Mocita, dame el clavel,
dame el clavel de tu boca
para eso no hay que tener
mucha vergüenza ni poca»

Creo sinceramente que lo de comprar flores para la casa es algo que se está perdiendo (si es que en algún momento ha habido costumbre de hacerlo) pero me da igual, yo salgo cada dos semanas (que es lo máximo que consigo que sobreviva cualquier flor. Epic win) y compro un ramo en el mercado (porque no queréis saber cuánto cuestan los ramos de flores en las floristerías de París, de verdad, NO QUERÉIS).

Esta vez he comprado claveles, oeillets de Nice, porque estoy harta de tener margaritas (o lo que sea esto) en casa, y no voy a comprar tulipanes, OBVIAMENTE. Además me recuerdan un poco a la Tuna y a España. Y bueno, bien, porque lo echo de menos. (A la Tuna no, digo).
claveles paris

P.D.: Sí, he escrito este post escuchando Clavelitos. Una versión de la Tuna, no la de Joselito, porque soy patética PERO NO TANTO. Hay que quererme así.

18 abril 2014

Niveles de Te Quiero en francés

el muro de los te quiero paris
niveles de te quiero en frances
muro te quiero paris
Como ya sabréis, los franceses, que son unos babosos, tienen en París un muro entero dedicado a las diferentes formas de decir Te Quiero en cada idioma. Como no soy PARA NADA masoquista he decidido que el momento más adecuado para ir era este y, bueno, he sobrevivido (salva de aplausos). Pero no os creáis que me he ido allí a la aventura, no. Yo he ido a Le mur des je t'aime porque quería ilustrar mis hallazgos en cuanto al je t'aime se refiere y ante todo soy una profesional y si hay que peinarse y maquillarse después de tres días deprimida (dos horas, lo que dura El Diario de Bridget Jones, vamos) en la cama para manteneros informados, pues se hace.

niveles te quiero frances
Total, que en francés hay una especie de tequierómetro (¿puedo acuñar este término o ya está?). Tiene tres niveles básicos y todos incluyen las palabras Je t'aime en ellos, lo que significa que si sales con un francés lo mismo te está diciendo que te ama, que lo mismo no. A mí me parece fundamental que sepáis diferenciarlos: 

Je t'aime bien: Te quiero pero como amigo. Algo así como I care about you as a person (no te jode, no va a ser as an animal) pero nada más. Que me caes bien pero ahí estás. You've been friendzoned, querido. Y ya me gustaría a mí verte salir de ahí (que no va pasar, pagafantas, que eres un pagantas).

Je t'aime beaucoup: A ver, quererte, te quiero, pero como que no es definitivo. Que también aime beaucoup las patatas fritas, y no quiero comer solo eso para siempre, no sé si me explico.

Je t'aime (a secas): Te amo muchísimo. Este es el te quiero definitivo, el top, el no va más, el «nos casamos, María». Después de esto ya no hay vuelta atrás, con este ya te tienes que quedar (¿Que luego te será infiel? Pues seguro porque es francés, pero ese es otro tema).
niveles te quiero frances
muro te quiero paris
Respecto al muro (qué amigas tan guapas tengo ¿eh?) la verdad es que me esperaba otra cosa. Algo más espectacular ¿no? Que son siete azulejos, vaya. Además creo que tiene algunas carencias, por ejemplo pone «te amo» y «te quiero», pero no pone «te dejo comerte la última croqueta de jamón» y eso es amor también ¿no? No sé, yo lo incluiría.
niveles te quiero frances
niveles te quiero frances
niveles te quiero frances
(Por cierto, qué serio lo bueno que está este camarero ¿no? Porque sí, es camarero, pero no os digo dónde, que no están las cosas como para compartir, entendedme).

16 abril 2014

Comunicado especial: Lo del holandés se ha terminado

Ya os decía yo que os estabais encariñando con el holandés muy rápido y al final íbamos a tener un disgusto. Y con «íbamos» me refería principalmente a vosotros, porque yo lo de que me dejen lo llevo FENOMENAL. Ni me ha pillado por sorpresa ni me voy a pasar tres semanas llorando ni nada.

festival de la autocompasion
ruptura relacion reaccionruptura relacion reaccionruptura relacion reaccion
festival de la autocompasion

Vale, lo de las tres semanas era una exageración (me doy tres días) pero lo de la sorpresa es cierto. Porque lo último que te esperas de un tío que te compra tu propio cepillo de dientes para su piso es que 24 horas exactas después de haber pasado una noche genial te diga que estar contigo doesn't feel good anymore. (Joder, dímelo antes ¿no?) Que resumiendo y, así, a grandes rasgos, venía a querer decir: No quiero tener que preocuparme por otros sentimientos que no sean los míos. (Traducción literal de la conversación que tuvimos).
Tal cual.
No es como si Itziar no me lo hubiese dicho aquella primera noche después de patinar«Los holandeses son muy egoístas. Cualquier cosa que hagan es solo por ellos mismos, y no hay más». Que lo mismo debería haberle hecho caso teniendo en cuenta que había salido con bastantes más holandeses que yo (que para eso vive allí), PERO bueno, como él nunca se había portado mal conmigo ¿por qué iba a pensar en ello?
emotional spanish on board
«No quiero tener que preocuparme por otros sentimientos que no sean los míos and this already got too emotional. You are way too emotional ».
Pues sí, claro que soy muy emocional, coño, es que soy española. (Que tampoco es como si sacudir a un francés que está intentando coquetear conmigo y se arrodilla a darme una flor fuese un movimiento muy racional precisamente, ¿eh, colega?)

Así que bueno, eso. Básicamente ha sido porque I'm not into jerks selfish guys y he isn't into emotional girls. Y lo de que qué mono es él si se pone celoso y zarandea un poco a un franchute pero qué DEMASIADO emocional soy yo si me cabreo porque una tía se pase quince minutos restregándole el culo por la entrepierna en una discoteca (conmigo presente y sabiendo que estamos juntos. Que ya hay que ser guarra, tía) igual también ha influido un "poquino".

Y eso es un poco todo. Quizá algún día hablemos del tema Emotional Spanish vs. Cold Dutch, pero de momento solo quería que lo supierais para que dejéis de buscar pamelas (no lo digo por nadie, Ame y Andrea), de decirme que qué suerte tengo con "mi" holandés y de contarme cómo vuestra prima conoció a su actual marido hace 8 años en su Erasmus en Bruselas. Porque no ayuda, vaya.

sarcasmo humor elegance hunter

P.D.: Si es que lo nuestro no podía ser, tenía unos pantalones morados, por favor.
P.P.D.: ¿Sabéis lo que me ayudaría mucho a superarlo? Que le dieseis a Me Gusta al blog en Facebook.
P.P.P.D.: Y que invitaseis a vuestros amigos.
P.P.P.P.D.: Y los gifs graciosos por Twitter. Eso también ayuda.
P.P.P.P.P.D.: Pero, vamos, que se aceptan sugerencias, vaya.