Oda a la hostia que me acabo de pegar

29enero15 (3)

El año pasado me pegué una hostia de campeonato, de esas que hacen historia. Yo creía que no iba a ser capaz de superarla, o sea que no me iba a pegar una tan tremenda nunca más. Qué ilusa. Me acabo de meter un guarrazo que no sé ni cómo he salido con vida. Que me he hecho sangre, petites, que tengo la pierna que yo creo que sería mejor amputar, sinceramente. No quiero pensar qué va a parecer esto cuando empiecen a salirme moratones (que con la pedazo de hostia que me he pegado me extraña que no me hayan salido inmediatamente, la verdad). Hablamos de una caída con rotura de medias incluida, para que os hagáis una idea. Pero que si hubiese llevado vaqueros me los habría destrozado también. SIGUE LEYENDO

Sobreviviendo al Whole30: Segunda semana

whole30 segunda semana

Y tras los dramas de la primera semana de Whole30, llegan los de la segunda:

Día 8: ¡Qué estrés, de verdad! Si no ha habido 500 mensajes, comentarios y cosas sobre el reto no ha habido ninguno. Y lo peor de todo es que la mayoría han sido del palo de «¿Cómo es la dieta? ¿Qué hay que hacer?» ¡COÑO! LEER. Leer, eso es lo que hay que hacer. En fin, que hoy he comido cocido. Bueno, cocido ha comido mi familia, yo he tomado sopa de cocido (sin garbanzos, ni fideos, ni nada interesante), pollo de cocido, zanahoria de cocido, repollo de cocido, judías verdes de cocido… (¿Vosotros le echáis judías verdes al cocido? Yo creo que mi madre se ha venido arriba con esto último, la verdad). Lo malo es que sigo con una acidez de estómago horrible. Las digestiones bien, la verdad, no me puedo quejar, pero mi problema de acidez no parece estar mejorando. Quizá no se vea afectado por el cambio de dieta. Ahora sí que estoy echando de menos el chocolate, aunque solo sea porque me daba la falsa sensación de calmarme la acidez.

Día 9: ¿Eso es un grano? ¡PAREN LAS ROTATIVAS! ¿¡ME HA SALIDO UN GRANO!? Pero si no estoy comiendo azúcar ni nada. Lloro por dentro (y un poco por fuera también). Que vale que es un granito insignificante y soy la maestra del maquillaje (ese trabajo en Sephora, cuántas alegrías nos ha dado), que si no os lo digo ni lo veis, PERO ESTÁ AHÍ. whole30 segunda semana¡Qué desgracia! Y hablando de desgracias: mi jefa. Pues no se pone a hablar hoy la tía de fresas con nata, haciendo hincapié en todos los aspectos de la nata. Vete a la mierda, bonita. A veces en el curro me entran ganas de marcarme un Emily, de verdad os lo digo. ¡Ay, cuando empiece a hablaros de mi curro! Nos vamos a reír. SIGUE LEYENDO

El moñas de manual: del manual de perdedores

Volvemos con la programación habitual, petites: HOMBRES, sí, hablemos un rato de hombres.

Después de haberos hablado del Follarín de los Bosques, espero que no creáis que ese es el único tipo de imbécil que he conocido. No. Porque en la variedad está el gusto y porque yo atraigo a gilipollas de todo tipo, sin excepciones. No: todos a mí.

Total, que hoy quiero hablaros del que más repelús me da: El moñas de manual. Del manual de perdedores, evidentemente.

moñas manual perdedores

Al moñas de manual es muy fácil distinguirle. Si es que es un moñas: pondrá canciones blanditas en Twitter, estados de Facebook profundos y te hablará sobre su última ruptura y lo mal que lo está pasando porque quería demasiado a su novia. Que no es como si no te lo imaginases porque, al fin y al cabo, todas las canciones ñoñas de sus redes sociales dicen eso mismo, pero ea, que te lo quiere contar más en detalle. Es sensible y se regodea en su sensiblería. (A mí me tocan un poco la moral, porque no me gusta no ser la parte femenina de la relación, pero bueno). Asimismo, a estos tíos, les encanta hablar de tu vida sentimental. De las malas decisiones que has tomado, concretamente, y sobre cómo solo te fijas en tíos que no te convienen. Su parte favorita de la conversación es aquella en la que se comparan con tus ex, poniéndose a ellos mismos por las nubes: ellos te habrían tratado como a una princesa. (Palabras textuales).

darle largas al moñas elegancehunter

moñas de manual

 

 

P. D.: Si no volvéis a saber de mí es que alguno de estos especímenes ha tomado represalias y se ha montado su propio telefilm de Antena3 conmigo. Porque esta gente es muy de represalias, encima.

Dudas sobre el Whole30: Perogrulladas las justas

whole30 dudas

Ahí voy: Ayer hubo una marabunta de visitas y comentarios a los posts sobre el Whole30 y eso llevó a unos 300 mensajes y comentarios tanto en Facebook como en el blog sobre la dieta. Como ir contestando uno por uno es un coñazo absoluto, lo hago aquí y acabamos antes. Aquí tenéis las preguntas más frecuentes (por favor, tengamos en cuenta que no soy una experta, gracias):

¿Cómo es la dieta?

Si tengo que leer esta pregunta otra vez voy a tener que suicidarme (o matar a alguien). Este es el programa oficial y este mi primer post sobre el reto. Leed un poquito, por Dios, que es gratis.

¿Qué desayunas?

Fruta, huevos (fritos, revueltos, duros, en tortilla… Si supiera escalfarlos pues los escalfaría, hasta entonces, nada más), embutido (jamón serrano, porque el cocido no me gusta), salchichas de pavo (o cualquiera que no tenga ingredientes prohibidos en la etiqueta), beicon… Esas cosas.

¿Qué almuerzas?

A mediodía tomo fruta seguro, independientemente de lo que haya desayunado. Normalmente un plátano (por lo que sea). Hay quien prefiere los frutos secos, pero no soy muy amiga de ninguno así que por el momento no como nueces y demás. De todas formas el Whole30 aconseja solo 3 comidas al día y nada de fruta sola por ahí suelta.

¿Tomas soja?

No, está prohibida por el plan.

¿Cuánto pesas? SIGUE LEYENDO